Crítica de fin de semana: The LEGO Movie.

¡Boom!

¡Boom!

“Everything is awesome” – Todo es increíble. Y en The LEGO Movie, todo en verdad lo es. Más de noventa minutos de diversión, autocriticas y parodias de todo tipo funcionan de manera mágica en esta película. Llamarla película del año es complicado a estas alturas, pero si el género de animación crea algo similar para nosotros en este año, podemos llamarnos afortunados. Bien sea para fanáticos de los sets (inclúyame a mi) o no, es una excelente película para todos. Una que no se escuda en la nostalgia ni en el éxito del juguete para tratar de vendernos un entretenimiento barato o una excusa de film (léase la saga Transformers, entre otros).

En el pasado, todos los mundos de LEGO estaban unidos. Se podía ver a caballeros medievales deambulando por el espacio, mientras Batman impartía su oscura justicia en el salvaje oeste. O quizás ver a la Estatua de la Libertad tomando un café en un bar de la ciudad, con Shakespeare y Cleopatra de compañía. Los constructores maestros, mini figuras capaces de construir cosas sacadas literalmente de su imaginación eran los guardianes y promotores de esa utopía. Pero ya no más. Mr. Buisness, una poderosa figura de la cuidad, buscaba la perfección. Sus planes dieron frutos al separar los mundos y perseguir a los constructores hasta capturarlos a casi todos. Sólo una profecía, la del mítico constructor y el Anulador se interponían en la total dominación del universo. Una figura tan poderosa que podría acabar con el reinado de Buisness.

Aparece aquí nuestro protagonista. Emmet es un obrero en la ciudad. Un hombre común, sin ninguna característica que lo destaque de los demás. Empujado por una simple coincidencia, se ve empujado al mundo de la aventura cuando tras un encuentro casual con la constructora maestra Wyldstyle, toca el Anulador. Atado mágicamente al instrumento, deberá descubrir sus talentos proféticos como constructor maestro antes de que el mundo termine. Específicamente en el Martes de Tacos. Sólo quedan tres días para el apocalipsis.

Guiado por Vitruvious, Emmet debe no solo hallar el poder para detener a Mr. Buisness, sino también para convencer a los demás constructores maestros (mini figuras de todo tipo, desde Miguel Angel hasta Superman) que puede ser un líder para ellos – mientras es perseguido por la policía de la ciudad a través de los mundos LEGO. Debe ser capaz de construir cualquier cosa fuera de las normas tiránicas de las instrucciones de los sets de construcción. Aquellas que cortan la imaginación y nos vuelven máquinas del proceso. Que nos sitúan en la norma – el estándar. Con esas construcciones mágicas será posible derrotar a Buisness.

Abraham Lincoln y Superman hablando de la nueva politica de estado LEGO.

Abraham Lincoln y Superman hablando de la nueva politica de estado LEGO.

Quizás no existe una formula narrativa mas empleada últimamente como la del “elegido” – Lo hemos visto en todos los géneros: desde Excalibur, pasando por el Anillo Único, con Jedis y Neos también en el grupo. Pero la ejecución aquí está lejos de ser formulaica. Es una película de LEGO, sobre LEGO. No usa la nostalgia del juguete para vendernos otra cosa (aunque si sets de LEGO, no le quepa duda) ni es una excusa para un guión gris y sin sentido. Hay una verdadera historia aquí dentro. Una historia llena de humor, con referencias a los mismos juguetes, a la cultura popular y hasta algunas pinceladas para los adultos. Algo para todo el público.

Así que entonces The Lego Movie puede ser vista desde muchos puntos de vista: ¿Es la lucha por ser diferente, por distinguirse de los demás al dejar salir nuestra creatividad? ¿Es una autocritica al mítico juguete, con sus instrucciones específicas y sets completos? ¿Es una oda a la creatividad, a la libre expresión, y a coleccionar infinidades de LEGO y ampliar nuestras opciones de construcción? ¿O una simple herramienta de mercadotecnia?

Sea lo que sea, en mi opinión aquí hay una joya dentro. Saldrá del cine con una sonrisa, tras haber reído y quizás hasta llorado un poco. Si todos mis escritos han tenido algún valor para usted, si he ganado algo de buena fe, le pido algo: Vaya a ver The LEGO Movie. Si no por mí, hágalo por Batman.

Todo es mejor si añades a Batman.

Todo es mejor si añades a Batman.

Y por Benny. Nada mejor que apelar al astronauta de los ochentas de LEGO para volverme a convertir. Debo buscar mi Benny en mis sets guardados.

Mi Veredicto: The Lego Movie es mi película del año. Y es Febrero. Cinco Estrellas. Creo que para usted lector, también lo será – o algo parecido. En cualquier caso, no creo que pierda su dinero en esta. Everything is awesome.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s