Videohistoria Antigua: Silent Hill 2.

¿A quién ves en el espejo?

¿A quién ves en el espejo?

Hoy siendo Halloween en ciertos sitios del mundo, y con todo el mundo buscando videojuegos y películas de terror para asustarse, pensé que podríamos sentarnos un rato y charlar sobre un clásico. Silent Hill 2. No se confunda, hablo del videojuego. La segunda pelicula de Silent Hill es muy mala, inclusive si usamos el estándar de “peliculas de videojuegos”.

¿Por qué la parte dos? La parte uno es sin duda más clásica, ¿no? Pero en este caso en particular, Silent Hill 2 supera el manejo del terror de la primera de la serie, y aunque muchos debaten hoy el futuro de la franquicia (que ha perdido su camino o concepción original – quizás mantenida su pureza en los últimos títulos para handhelds que para consolas), la segunda parte funciona mucho mejor desde el aspecto personal del protagonista, y como leí en un blog hace un tiempo, tiene un mejor manejo del final (o en este caso finales) del juego. La resolución, una vez que se han acabado con todos los monstruos y se ha llegado a la meta.

Como escenario, Silent Hill es un pueblo con muy mala suerte. La locación de hecho está basada en los infortunados eventos ocurridos en un pueblo americano real, Centralia. En Centralia, una explosión en las minas del pueblo ha creado un literal infierno sobre la tierra, donde depósitos minerales aun continúan ardiendo hasta el día de hoy. Cenizas lo cubren todo y el pueblo fue abandonado, casi congelado en la historia como Pompeya. Asi que tenemos una puesta de escena con backstory real…

James Sunderland recibe una carta  de su esposa, Mary. Le ruega que lo encuentre en el pueblo donde pasaron una temporada de vacaciones, Silent Hill. El problema, es que Mary tiene mas de tres años muerta, tras padecer una enfermedad larga y terrible. James se siente obligado a obedecer. De alguna manera, cree que volver a Silent Hill lo hara reencontrarse con su amada esposa.

O algo parecido...

O algo parecido…

Si, con una introducción que bota la lógica por la ventana de vez en cuando, llegamos a Silent Hill. Las calles están vacías, ruidos extraños delatan la presencia de alguien o algo tras la niebla tras cada paso que James da. Un radio portátil sirve de detector, pero solo informa la proximidad de un peligro, no su localización. Entre edificios dilapidados y algunos extraños personajes que aún habitan el oscuro pueblo, James encuentra más preguntas que respuestas.  Flashbacks, laberintos y criaturas sacadas de la imaginación más oscura, James se acerca a encontrar a Mary, o por lo menos recordar que sucedió realmente al momento de su muerte.

Todo el “viaje a Silent Hill” puede ser interpretado de varias maneras. Es quizás una alegoría a la famosa mitología de Orfeo, aquel que desciende al Hades en búsqueda de su amor, injustamente arrebatada – en la odisea por traerla de vuelta a la vida. ¿O será un castigo infringido a sí mismo, un martirio para exculpar a James por sus sentimientos y acciones hacia su esposa? ¿O es sencillamente una montaña rusa de emociones góticas, puestas simplemente allí por un ser superior para atormentar a victimas incautas?

Quizás morir sea la mejor alternativa.

Quizás morir sea la mejor alternativa.

El juego funciona desde la óptica del survival horror (mencione en un post ya algo viejo que esta franquicia es quizás una de las madres del género moderno): recursos limitados, monstruos que acechan en la oscuridad, puzzles que permiten el avance a zonas nuevas, y muchas situaciones tensas. Las criaturas aquí son reflejos trastornados de seres humanos, en la peor condición posible. El sonido aquí es clave; es importante hacer saber al jugador que hay algo tras él, que puede o no aparecer en cualquier momento – y a la vez presionarlo más cuando el enemigo ya se presenta en todo su esplendor.

El final, en mi opinión es arrollador. El comportamiento de James durante el juego revela lo que realmente sucedió durante la muerte de su esposa, especialmente hacia el “reflejo” de Mary, que aparece constantemente durante esta historia de horror moderno. Finalmente obtendremos lo que James finalmente estaba buscando: una respuesta hacia ese evento, por el que tendrá que culparse, perdonarse o negar totalmente, en un pequeño infierno llamado Silent Hill.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s