Valor Pixelado: The Stanley Parable.

¡Prepárese!

¡Prepárese!

¿Es un juego? ¿Una instalación artística interactiva? ¿Un análisis profundo del comportamiento del jugador? ¿Una retrospección profunda de la vida moderna? ¿O simplemente es un programa que se burla de nosotros, que secretamente se ríe a costa nuestra?

The Stanley Parable es todo eso, y a la vez no lo es. Es difícil explicarle a una persona que no haya experimentado el juego lo que es. Y sin duda será más difícil explicar la experiencia personal a otro jugador… porque cada vez que se juega, la experiencia puede variar. Lo que sí puedo decirle es que no importa lo que pase, usted sonreirá y hasta puede que también llegue a sentirse triste.  Pensará luego que sucedería si hubiera tomado otra opción en un momento oportuno. Y probablemente se asombre de vez en cuando. Sesiones de quince minutos de “juego” pueden llevarle a considerar muchas cosas sobre su estilo de vida actual – o enfadarse por haber perdido el tiempo en un videojuego ¿quién sabe?

Espere para ser atendido... como muchas cosas en la vida moderna.

Espere para ser atendido… como muchas cosas en la vida moderna.

The Stanley Parable cuenta la historia de un personaje llamado Stanley. Oficinista promedio, trabaja en un cubículo sin ventanas en una empresa anónima. Recibiendo órdenes continuas de una computadora que le instruye a presionar botones durante todo el día, Stanley está contento. Inclusive feliz con su trabajo monótono. Pero un buen día descubre que todos sus compañeros de trabajo han desaparecido, sin dejar rastro alguno. ¿Qué ha sucedido? ¿Tendrá que salir Stanley de su oficina, y averiguar lo que sucede?

Está en el jugador y el genial narrador (Kevan Brighting) que nos guía, discute y hasta pelea con nosotros descubrir que ha sucedido. Probablemente piense más adelante que ese evento posiblemente catastrófico no importe. Quizás acabamos de entrar en un viaje que nos mostrará algo más a nosotros – los millones de Stanleys – que relatar simples y cotidianos eventos en la vida de oficina moderna.

Si una parábola es una historia corta, con un motivo didáctico simple, el desarrollador Galactic Café (Davey Wreden y William Pough) en este caso falló (o podrían haber elegido otro título). La historia puede ser simple, pero las ramificaciones de la misma en este caso son tan variadas que tras ese fallo se oculta una genialidad inesperada.

¡Si! aunque aún no sé de que va.

¡Si! aunque aún no sé de que va.

No quiero arruinarles la sorpresa (o sorpresas) que le puede deparar este juego porque realmente, como jugadores, siempre deberíamos estar dispuestos a experimentar cosas nuevas. Y en mi opinión, todos deberíamos tener momentos de reflexión, risas y hasta terror – como nuestro amigo Stanley. Y mucho más si estos eventos pueden llegar a provocar al jugador tanto como en este juego.

Mi recomendación es que pruebe la demo (otra obra maravillosa por si misma) y luego experimente el juego. Es una obra divertida, muy bien escrita e inexplicablemente genial. Para evitar spoilers he usado screenshots del demo, tome nota. Que hay muchas cosas que pueden llegar a pasar en esta Parábola.

Información sobre el juego aquí.

Y así termina... no con un estallido, sino con un suspiro.

Y así termina… no con un estallido, sino con un suspiro.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s