Volver a ver: Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb.

Nada bueno puede salir de esa mente...

Nada bueno puede salir de esa mente…

Solo tengo que usar dos palabras para venderles esta película. La genialidad, la locura, la risa y el absurdo aquí tiene un protagonista magistral… el grande y único Peter Sellers. Ya está. Debe volver a verla, y si aun no la ha visto debe apreciar cómo se hacían las cosas antes. Kubrick en la silla del director (produciendo y co-escribiendo tambien) , George C. Scott (el hombre más duro luego de Clint Eastwood y Gene Hackman – vea su Patton (1970) si tiene alguna duda) y el genial Peter Sellers en su trío de papeles (el presidente, el capitán de la RAF y el titular Dr. Strangelove).

La Guerra Fría. Un general americano, en un arrebato de locura ordena el primer ataque nuclear contra la Unión Soviética.  Entre los intentos por detenerlo, americanos y rusos se preparan para el final del mundo. La bomba nuclear, en manos de los seres humanos, parece ser el arma definitiva para autodestruirse. Hilarante a veces, y muchas veces absurda y sin sentido, Dr. Strangelove, para mí siempre ha tenido un significado especial. Por más idiota que me parecen algunas personas, siempre he pensado que mientras más responsabilidad tiene, más estúpidos y desconectados de la realidad son. Imagínese usted si se tiene el poder absoluto… de acabar con el mundo. Quizás estas secuencias en la sala de guerra sean mmucho mas reales que lo que aparentan.

¡The war room!

¡The war room!

Estoy seguro que existen presidentes como Merkin Muffley (Sellers), generales como Turgidson (Scott). Solo espero que no haya muchos Doctores Strangelove (Sellers, ¡otra vez!) sino, tendríamos muchos más problemas que preocuparnos por quien está al mando.

La película funciona como una buena oportunidad de analizar el fenómeno de la destrucción mutua, presente en esa época – y aún vigente en la actualidad. Frases muy famosas “no peleen aquí, es la sala de guerra!” y la secuencia final de Slim Pickens con la bomba son parte de la cultura desde entonces. Una pelicula que hoy, con tantas guerras y tensiones en el mundo, nos enseña tener un poco más de cuidado sobre a quien ponemos al mando.

Hay que leer muy bien las instrucciones antes de lanzar cualquier arma de destrucción masiva.

Hay que leer muy bien las instrucciones antes de lanzar cualquier arma de destrucción masiva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s