Crítica de fin de semana: Spring Breakers.

Juventud perdida...

Juventud perdida…

Pobres las niñas de ahora. Spring Breakers quiere ser una buena película con un comentario social, pero está envuelta en cantidades iguales de tomas lentas, voiceovers repetitivos y secuencias ridículas para ser el paquete entero. Aunque el mensaje de la película quiere ser claro, la moraleja se pierde entre tanto esfuerzo por ser una pieza diferente.

Cuatro amigas: Faith (Selena Gómez), Brittany (Ashley Benson), Candy (Vanessa Hutgens) y Cottie (Rachel Korine) quieren escapar de la rutina. Huir de la vida terrible que viven en la universidad. Cambiar, poder ser ellas mismas. Que mejor sitio que hacerlo durante las vacaciones de primavera en Florida. El sitio de peregrinación sagrado para la juventud norteamericana. Ir allí, el ideal que todo joven sueña.

Tres rubias planeando lo peor...

Tres rubias planeando lo peor…

Faith es el estereotipo de niña buena: va a grupos de oración, vive de manera responsable (le quieren poner una nota rebelde al ponerla a fumar… wow, ¡que mala chica!). Pero sus otras compañeras, casualmente rubias, son un poco más salvajes. Las chicas de su grupo de religión le advierten a Faith sobre ellas. Brittany, Cottie y Candy son malas personas.

Pero el problema que tienen nuestras chicas es una falta de dinero para hacer su sueño realidad. Luego de varias ideas, deciden que la mejor manera de financiar su escapada es una pequeña actividad criminal. Con armas de juguete y herramientas caseras Brit, Candy y Cottie asaltan un pequeño restaurante. A pesar de que Faith no aprueba lo que hicieron, sus reservas sobre la mala acción se van al diablo al ver el efectivo. Con los fondos reunidos para poder hacer lo que quieran en Florida, se lanzan a la aventura.

Allí, el desenfreno total. En modo documental vemos secuencias típicas de cualquier programa de verano, donde la juventud da rienda suelta sus hormonas e instintos primarios, todo sin la supervisión de padres y/o autoridades. Las chicas se divierten, disfrutan de la vida… hasta se encuentran a ellas mismas. Tanta diversión y autodescubrimiento en tan poco tiempo. Sueñan seguir para siempre esa vida. Tras una buena noche de fiesta, son arrestadas por la policía ( y durante toda la estadía en prisión están en bikini – ¡que conveniente!) y deben pagar una multa, o pasar unos cuantos días en prisión. Temiendo lo peor si llaman a sus padres, un benefactor secreto sale al rescate, el traficante/rapero Alien (James Franco) paga la fianza de las damiselas en peligro. Alien ofrece diversión, fiesta y mucho mas desenfreno – y las chicas no dudan en aceptar su oferta.

Un desconocido paga nuestra fianza, se viste asi, y tiene ese coche... si, parece legitimo.

Un desconocido paga nuestra fianza, se viste asi, y tiene ese coche… si, parece legitimo.

Obviamente vendrá la espiral inevitable de las malas decisiones, propias de la juventud rebelde, con el peligro y los problemas a la vuelta de la esquina. Veremos que al final, los malos no son tan malos y las chicas no son tan inocentes después de todo.

La película es difícil de clasificar, en mi opinión. Con muchas secuencias de estilo documental, una mezcla de tomas largas y secuencias con narración que se repiten varias veces,  con el efecto narcótico y delirante propio de films de autor. Quizás se hace demasiado tedioso para mí, siendo una película de hora y media, la sentí mucho más larga. Le doy un sobresaliente a James Franco, su personaje logra incomodar con bastante credibilidad a la audiencia, mientras que a la vez nos da un poco de lástima en el fondo. Una persona patética, que al final busca en las chicas no solo aceptación y deseo, sino compañía.

Un tiempo para relajarse, antes de la proxima fiesta.

Un tiempo para relajarse, antes de la proxima fiesta.

El soundtrack también es de resaltar, aunque el uso de algunos efectos de sonido comienza a molestar, especialmente en los cambios de escenas, bastante irritantes. Finalmente debo resaltar el mensaje final: Sin duda la intención es bastante clara en este caso, pero el mensaje deja bastante que desear.

Es una película diferente, sin duda alguna. Los críticos se afincaran en las secuencias absurdas (Existe un momento musical con una balada de Britney Spears que tira la lógica por la ventana y la secuencia final es todo un desafío al sentido común). Las princesas Disney (Gómez y Hutgens, que saltaron a la fama como estrellas infantiles de esa cadena) han crecido, pero no solo se demuestra la madurez haciendo tonterías para público adulto, y en este caso a las chicas (especialmente a Selena Gómez, con un papel muy simple) les queda aún mucho más que probar – aunque sea un buen esfuerzo.

Ver My Little Pony durante las vacaciones... un clásico.

Ver My Little Pony durante las vacaciones… un clásico.

Mi puntuación: 2,5/5 Si puede dejar a un lado los esfuerzos de la película por destacar y no le importa tanto los voiceovers, podrá disfrutarla. Un poco de atrevimiento se pierde en lo absurdo. Me gusta lo distinto, aunque en este caso no acierte todo el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s