La libertad de correr

La primera regla es nunca mirar hacia abajo.

La primera regla es nunca mirar hacia abajo.

Siempre me han gustado las persecuciones. Carreras frenéticas inmortalizadas donde dependiendo de nuestras perspectivas, estamos esperando en que el perseguido escape o el perseguidor finalmente atrape a su presa. Lo logrará esta vez el criminal, o será atrapado… Veamos un tráiler. En este caso, lo mejor es ver las cosas en movimiento.

Queria enseñarles hoy una joya. Mirror’s Edge. En este juego escapar es seguir con vida.  Aquí nos ponemos en la piel del perseguido, y debemos huir. Correr no solo por nuestras vidas, sino por las de muchos más. Faith es una corredora, una especie de mensajero en un futuro distópico, en una ciudad con un aspecto tan pulcro y una imagen tan impoluta que es imposible pensar que no ocurre algo malo tras esa  imagen. Un mensajero capaz de llevar los mensajes más delicados, por una vía que quizás consideremos arcaica en un futuro no tan lejano, pero que es la única que aún no puede ser interceptada. Corredores como ella mantienen la esperanza de la rebelión. Debido a una trampa, la única familia de Faith, su hermana (que irónicamente es policía) es culpada del asesinato de un político prominente de la ciudad, una de las voces en contra del status quo. Faith, con nuestra ayuda, deberá probar la inocencia de su hermana y encontrar a los responsables.

Como hacer un pasillo común y corriente interesante... COLOR!

Como hacer un pasillo común y corriente interesante… COLOR!

Todo este mundo es también es una buena excusa para presentarnos un juego que aunque no está exento de problemas y frustraciones (mi timing para hacer saltos imposibles está off, y el cambio de un sistema de juego de plataformas a primera persona quizás sea un sistema al que es necesario adaptarse) nos da otra oportunidad de ver un mundo digital espectacular y volar por él. Corriendo por azoteas, estaciones de metros, túneles y oficinas, siempre perseguidos de cerca con policías con poca paciencia para el uso de fuerza letal. Sin armas disponibles, la única opción es escapar. Bien sea huir en el techo de un tren o saltar azoteas y grúas de construcción.

Subir a la cima en quince segundos... ¡vamos!

Subir a la cima en quince segundos… ¡vamos!

Mirror’s Edge utiliza el deporte del parkour para desarrollar un juego donde correr, saltar y deslizarse al principio suena como una tarea ardua, como algo imposible de realizar. La ciudad puede ser un obstáculo o nuestra ventaja, pero en este caso es un personaje más, lleno de color y luz. Pero como buen deporte y/o habilidad que se precie, una vez llegado a ese punto donde cada movimiento es natural, el viaje de inmersión se hace placentero, esas azoteas y caídas tan terribles se convierten en juegos de niños. La adrenalina que da poder escapar por muy poco de policías, lograr ese salto imposible… se hace real. Como en muchos otros aspectos de la vida, la práctica hace al maestro.

Uso de color y mucha luz. Asi debe ser el futuro, ¿no?

Uso de color y mucha luz. Asi debe ser el futuro, ¿no?

Así que aplicando esta enseñanza, me animo a tomar una decisión. Correré yo también. Correré diez kilómetros en menos de un mes, y aunque dudo de mi cuestionable condición física ni tendré que saltar desde azoteas ni puentes estoy dispuesto a intentarlo. Después de todo, la práctica sirve para algo, ¿no lo cree?

Anuncios

Una respuesta a “La libertad de correr

  1. Pingback: Inspirados: Ampisound. | Museo del Pixel·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s