El arte de matar

Mal momento para interumpir, creo yo.

Mal momento para interumpir, creo yo.

Suena escabroso, ¿no? No quiero por un momento que piense, querido lector, que lo incito a cometer un crimen. Para bien o para mal, en el mundo de los videojuegos, es un mal necesario. Forzados a aniquilar y matar a otros para avanzar. Y como en muchas cosas, se puede llegar a ser un especialista. Algunos podrían decir que los mejores son artistas. Hoy veremos el sucio mundo del asesinato a través de los ojos de un artista, de mano de IO Interactive, y su servidor, claro.

El depurado diseño escandinavo, minimalista y con un elegante juego de colores y luces, aplicado a un juego. A un juego sobre un asesino, el asesino original. Ahora que hay tantos, podríamos hoy echarle una mirada al primero. Quizás ahora los más famosos son los del Credo, pero antes de Altaïr, Ezio y Conner, estaba el agente numero 47. Una máquina de matar precisa, sin emociones ni defectos. Otro que la calvicie, claro está. Aunque a algunas mujeres podría parecerles atractiva esa cualidad, ¿Qué sé yo de ello?

En el último de la serie, Hitman: Absolution, 47 busca el perdón. Un blanco le es asignado para una operación rutinaria. En este caso, es su antigua compañera de misión. Aparentemente Diana Burnwood ha traicionado a la agencia, y debe ser eliminada. Y como sucede siempre, a 47 le entra un ataque de consciencia en el peor momento posible. Bueno, el segundo peor: luego de dispararle a su antigua amiga. Termina prometiéndole a Diana proteger a una joven prófuga de la agencia, Victoria. Ahora tiene a toda la Agencia detrás de él, sin mencionar a la policía y a una serie de criminales que quieren a la chica. Todo el especro de clichés criminales, al parecer.

Villano vaquero... check.

Villano vaquero… check.

Más allá del cuestionable criterio de 47 y de sus empleadores (¿no había otro a quien enviar?), el juego permite al jugador tomar su propio camino a cada objetivo: sacar las armas a la primera y acabar con todos, usar un disfraz e infiltrarse, o simular la muerte de su objetivo tras un inocente accidente. Después de todo, ¿Quien sospecharía que un criminal inhale por accidente polvos de pez erizo en vez de cocaína? La magia de los videojuegos ataca de nuevo.

Cientifico loco... check.

Cientifico loco… check.

La maestría en este oficio es ser invisible. Aunque sea usted un asesino genéticamente diseñado para la violencia y la destrucción es solo uno. La policía y la mafia tienen muchos hombres que enviar tras de usted. Así que debe refinar sus tácticas y estudiar el entorno. En este caso, los artistas no nacen. Se hacen. Inténtelo usted mismo, es muy fácil sacar las armas y acabar con todos. Pero un verdadero profesional; un artista, entra y sale sin ser visto, dejando tras de sí una obra de arte macabra: un cuerpo muerto como el único rastro de un profesional que sabe hacer bien su trabajo. Aunque los blancos en algunos casos salgan del espectro natural de villanos tipicos. Pero bueno, todo esto es un juego… no quisieramos tener toda una serie de expertos asesinos regados por el mundo.

Asesinas enfundadas en trajes de monjas de latex... check. (creo que nos desviamos un poco al final, no?)

Asesinas enfundadas en trajes de monjas de latex… check. (creo que nos desviamos un poco al final, no?)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s