Critica de fin de semana: Moonrise Kingdom

El amor es una cosa muy rara, sin duda.

El amor es una cosa muy rara, sin duda.

Años 60. En una pequeña isla de Nueva Inglaterra, una pareja de niños se escapan juntos, lo que desencadena una búsqueda por parte de sus padres, responsables y demás pobladores de la isla. La pareja enamorada: el pequeño boyscout Sam (con grandes conocimientos de acampada) y la chica rara Suzy, con una maleta de libros y un tocadiscos portátil se escapan de sus padres. Con personajes raros y diálogos extraños, sin duda es de Wes Anderson. Este hecho servirá para observar las vidas de los padres de Suzy (Bill Murray y Frances McDormand), del comisario del pueblo (Bruce Willis), y del guía Boyscout de Sam (Edward Norton). Trailer abajo!

El problema para mí, es que sus protagonistas infantiles (especialmente Sam y Suzy, la patrulla de Sam me gusto mucho más) no me dieron empatía, y sin duda, el resto del reparto dan mucha más buena vibra, a pesar de sus reducidos tiempo en pantalla. Que recuerde solamente una conversación de alcoba entre los padres de Suzy, (Walt y Laura Bishop) de toda la película creo que prueba mi punto. Sin empatía por ellos, pues la verdad no me importa lo que les pase a los chicos raros. Es difícil comparar esta a otra películas de Anderson, por ejemplo mi favorita: The Life Aquatic with Steve Zissou (2004), donde Anjelica Houston y Bill Murray se roban el show. Hasta en The Royal Tenembaums (2001), los niños me parecieron mucho mejor escritos y actuados.

Soy injusto, lo sé. Comparar a una pareja de niños a reconocidos y geniales actores con toda una carrera no es correcto. Pero sencillamente no creí que fuera así. Quizas sea también en parte el guión, con un desenlace previsible, aunque con algunos toques de drama y risas. Escenarios espectaculares y llenos de colorido, y con un toque genial al incluir a personajes boyscouts que van desde lo más autoritario (Harvey Keitel) hasta lo más despreocupados (Jason Schartzmann, muy bueno el primo Ben). Una buena manera de ver los contrastes de los años sesenta en los Estados Unidos. Ojala yo hubiera tenido un primo Ben cuando crecía!

Todos necesitamos a un primo Ben

Todos necesitamos a un primo Ben

No digo que sea mala, sin duda no lo es, solo que no me movió. Quizás no la entendí bien, no lo sé. Cuando los secundarios son de este calibre, quizás es pedirles demasiado a los niños, como si los lanzáramos en la parte profunda de la piscina, a defenderse por sí mismos sin mucha experiencia.

Mi Nota: 2.5/5 Definitivamente alquiler.

Y una cosa más, nunca he entendido los pantalones cortos en los scouts. O sea, ¿no les molesta en absoluto las hierbas, piedra y vegetación cuando van de acampada en las piernas…?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s